Skip to content

Amortizacion

La amortización es un término económico y contable, referido al proceso de distribución de gasto en el tiempo de un valor duradero. Adicionalmente se utiliza como sinónimo de depreciación en cualquiera de sus métodos.

Se emplea referido a dos ámbitos diferentes casi opuestos: la amortización de un activo y la amortización de un pasivo. En ambos casos se trata de un valor, con una duración que se extiende a varios periodos o ejercicios, para cada uno de los cuales se calcula una amortización, de modo que se reparte ese valor entre todos los periodos en los que permanece.

Amortizar es el proceso financiero mediante el cual se extingue, gradualmente, una deuda por medio de pagos periódicos, que pueden ser iguales o diferentes.

En las amortizaciones de una deuda, cada pago o cuota que se entrega sirve para pagar los intereses y reducir el importe de la deuda.

Amortización anticipada

Amortizar anticipadamente un préstamo hipotecario es una operación que consiste, básicamente, en adelantar todo o una parte del capital pendiente al banco antes de que venza el plazo. En el caso de liquidar la totalidad de la deuda, la hipoteca queda cancelada, por lo que la amortización anticipada total permite ahorrar todos los intereses que se pagarían hasta el vencimiento del contrato. En cambio, si solo devolvemos una parte del principal pendiente, el banco nos dará dos opciones:

  • Reducir el plazo de reembolso. En este caso, pagaremos la misma cuota mensual, pero el período de amortización será más corto, por lo que acabaremos antes de pagar la hipoteca.

  • Reducir el importe de las mensualidades. Si nos decidimos por esta opción, pagaremos menos dinero cada mes, aunque el plazo de reembolso seguirá siendo el mismo.

En ambos casos, la amortización anticipada de la hipoteca de forma parcial permite ahorrarse un dinero en intereses, aunque lo que sale más a cuenta es acortar el plazo. Recordemos que siempre es más barato pagar más en menos tiempo, puesto que así se generan intereses durante un plazo más corto y, en consecuencia, su monto es menor.